¿Es necesario tener un almacén físico para nuestra tienda online?

Desde el primer momento en que gestionamos un negocio ecommerce a través de una tienda online, debemos preguntarnos qué estrategia logística es la óptima: poseer un almacén físico propio o bien contratar recursos externos para realizar las tareas relacionadas con el almacenaje, envío y gestión de devoluciones de nuestros productos. Esta decisión es una de las más importantes a tomar, pues condiciona la satisfacción del cliente y su fidelización y, obviamente, dictamina si nuestra tienda online tendrá recorrido y nos aportará las ganancias que deseamos.

Vamos a tratar de contestar de forma breve y concisa la pregunta sobre si es aconsejable tener un almacén físico para la gestión de ventas y compras en el día a día de nuestra tienda online; comparando esta estrategia de logística con otros modelos logísticos como el dropshipping y la existencia de almacenes logísticos externos gestionados por otras empresas entre otros.

Breve visión de la logística de una tienda online

Cuando se habla de la logística y sus procesos nos referimos al conjunto de tareas que toman parte durante el proceso desde el que un cliente realiza un pedido en nuestra tienda online y el momento en que recibe esos productos y da su conformidad.
Podemos diferenciar las siguientes tareas:

  • Recibir la mercancía del proveedor
  • Almacenar esa mercancía
  • Preparar los pedidos
  • Enviar los productos y realizar un seguimiento adecuado de su tránsito hasta el cliente
  • Gestionar devoluciones o resolver incidencias, si aparecen.

Las ventajas de un almacén físico propio para nuestra tienda online

¿Es realmente necesario tener un almacén propio cuando existen otras estrategias como dropshipping? Pasamos a ver los pros y los contras de este enfoque.

Hay muchas razones por las cuales crear y poseer un almacén propio sea el método más óptimo para nosotros en la gestión logística de los pedidos de nuestra tienda online. A continuación, enumeramos las ventajas de gestionar nuestro propio almacén:

  • Tiempos de entrega más rápidos. Los productos se envían directamente desde nuestro almacén agilizando el envío. Si el personal externo a tu negocio realiza las entregas, pierdes el control sobre uno de los factores más decisivos a la hora de conseguir fidelizar a tus clientes: la rapidez con la se producen las entregas.
  • Menos coste en nuestra compra de productos: Al comprar al por mayor, se reducen los costes de adquisición de tus productos.
  • Flexibilidad y personalización. Controlas el envío y puedes personalizar productos y envíos creando tu propio sello particular diferenciándote de la competencia. Si realizas el envío desde empresas externos posiblemente éstas envíen los productos de todos sus clientes sin diferencias.
  • Mayor control sobre la calidad de los productos y envíos. Al mantener tu propio inventario, hay un control más directo sobre los productos que envías. Puedes realizar inspecciones internas de calidad para mejorar tus procesos logísticos

Si duda, este enfoque también tiene sus inconvenientes: tener tu propio almacén y stocks supone mayor inversión económica y mayor riesgo. Deberemos ponderar para decidir la estrategia más óptima para nuestro negocio.

Comparación con otros métodos: dropshipping, almacenes logísticos externos, fabricación bajo demanda y cross-docking

El dropshipping ha ganado popularidad en los últimos años debido principalmente a que implementarlo es sencillo y no implica riesgo financiero por nuestra parte. No obstante, presenta algunas limitaciones respecto a la existencia de un almacén físico propio:

  • Dificultad en el control de inventario
  • Mayor complejidad de la gestión de los envíos
  • Complicación del proceso de devoluciones solicitadas por los clientes

Con el dropshipping tu empresa depende completamente de tus proveedores y frecuentemente origina tiempos de envío más largos y experiencia menos satisfactoria para nuestros clientes que puede afectar a la reputación de tu marca.
Además, es complicado con el dropshipping diferenciarte de otros empresas de tu sector que trabajen con tus mismos proveedores.

Trabajar con almacenes logísticos externos es un punto intermedio entre tener un almacén físico y el dropshipping que también puede ser una opción a tener en cuenta. Consiste en trabajar con un ‘socio logístico’ que se encarga de tratar con los proveedores y gestionar los envíos y devoluciones. Estas empresas asociadas proporcionan la comodidad del dropshipping y mantener un control sobre el inventario: los productos se almacén en estas instalaciones externas.

Si tus productos son muy personalizados quizás sea más interesante servir bajo demanda y no poseer realmente almacén físico.
Otra posibilidad puede ser la estrategia denominada Cross-Docking que se caracteriza por recibir directamente los productos desde los proveedores y, por nuestra parte, realizar el envío a nuestro clientes directamente, sin almacenar los productos

Como has podido comprobar existen varias opciones a considerar que aportan ventajas respecto a las demás. Evalúa cual es la más interesante para tu negocio.

Con OnERP podrás gestionar cualquiera de las estrategias que decidas adoptar:

  • Almacén propio: stocks, seccionar o partición de almacenes, envío de documentación y trazabilidad directamente a tus clientes etc.
  • Dropshipping. Envío de pedidos directamente a nuestros proveedores con referencias a los clientes, gestión de proveedores y calidades, etc
  • Almacén logísticos externos: envío de pedidos, múltiples almacenes…

OnERP, el mejor ERP para su empresa

Desde OnERP, le invitamos a que pruebe nuestro sistema de gestión empresarial online con CRM. Estamos preparados para ofrecer óptimos resultados en la gestión de su empresa. Le podemos realizar una sesión online gratuita, Si viene de otro programa de gestión, le importamos de forma gratuita los datos al sistema OnERP.



Prueba OnERP Gratis



Le puede interesar